Entrevistar a Alex Acuña

Actualizado: jul 14


Desde que comencé una vida activa y profesional en los medios en el año 1992 —antes había trabajado en radio, pero, aunque podría decirse que de modo “activo” no podría considerarse “profesional”— a esta parte, en distintos momentos de ese transcurrir he entrevistado a gente de la que llamamos importante, reconocida o celebridad, en diferentes ámbitos del quehacer humano.


Igual en radio que en televisión o prensa escrita, por mi set, mi micrófono y mi pluma, han pasado músicos, artistas plásticos, escritores, deportistas, arquitectos, poetas, filósofos, científicos, toreros, abogados, jueces, maestros, políticos y más.


La experiencia de que personajes de la talla de Celia Cruz o Ivan Lins, Fernando Botero y su tocayo Fernando de Szyszlo o Mario Vargas-Llosa, me hablaran fuera de micrófonos y grabadores de sus vidas y pasares por ellas en un tono más confidencial, más personal, ha sido de las cosas más bonitas que me han ocurrido en la vida: descubrir al ser humano detrás de la personalidad y encontrarme con alguien que sigue valiendo la pena admirar. También me ha pasado lo contrario y termina siendo una auténtica decepción.


Hago esta introducción para establecer que, a estas alturas, no me deslumbra una figura pública; suelo ir a las entrevistas sin mayor excitación, con mi mejor intención de obtener lo máximo que pueda de humanidad de mi entrevistado, pero sin esperar que necesariamente esto ocurra.


Sin embargo, “de vez en cuando la vida nos besa en la boca y a colores se despliega como un atlas” —diría Serrat—, sorprendiéndonos gratamente y reavivando el entusiasmo ante lo novedoso, al recordarnos que siempre hay algo más qué descubrir y no hay que volverse cínico ante su devenir.


Eso fue lo que me causó entrevistar al famoso baterista y percusionista de origen peruano Alex Acuña, la sensación de frescura al estar hablando con quien merece su fama en todos los sentidos. Y como una hora de programa no fue suficiente para contarles todo lo que hablamos y tuve que eliminar en la edición la mayor parte de mis comentarios —lo cual siempre hago—, junto a muchos de los más personales de él que no tuvieran que ver con la música, me vi obligada a realizar dos programas (Parte 1 y Parte 2) en la radio y continuar con este post para al menos dejarles un poco de lo que se quedó en el… ¿tintero?


Alex Acuña es, primero que nada, un personaje encantador. Sesenta y cinco años de vida artística la mayor parte de ellos sobre los escenarios más importantes del mundo, pudieran hacer de cualquiera un vanidoso, porque eso forma parte de la imperfección humana. Habiendo nacido en un pueblito de la costa del Perú, a dos horas y media en automóvil de la capital, con grandes limitaciones económicas y a pesar de ello alcanzar el tope del éxito, estaría incluso justificado. En cambio, a Alex su carrera le ha servido para hacerlo más sabio y buscarle el sentido a su fama, aún más generoso con quien necesite guía en este mundo a veces por demás confuso.


Lo primero que me llamó la atención, fue la seriedad con la que asumió desde el principio el aprendizaje de lo necesario para alcanzar lo que se había propuesto. Supo reconocer sus limitaciones y prepararse para superarlas. Aún siendo tan bueno que con tan sólo dieciocho años el cubano Dámaso Pérez Prado lo contrató para irse de gira con su orquesta y le consiguió la residencia americana, nunca dio por sentado que ya lo sabía todo y aprovechando que la fortuna le permitió vivir y trabajar en Estados Unidos y sus territorios asociados, en cuanto pudo regresar a su tierra decidió irse a Puerto Rico y estudiar en el conservatorio mientras trabajaba en los hoteles, casinos y canales de televisión más importantes, hasta que estuvo plenamente seguro de que había llegado la hora de mudarse a Estados Unidos.


Era muy joven y ya contaba con esposa y tres hijos cuando dio el gran salto. El objetivo que se había planteado era llegar a tocar con la banda de jazz fusión Weather Report, porque consideraba que llenaba todas sus expectativas de melodía, ritmo, composición e improvisación —con lo que en mi rudimentario conocimiento estoy totalmente de acuerdo: ¡fueron lo máximo!—, pero Alex era consciente de que aún tenía que prepararse para ello, así que eludió New York y Los Angeles y escogió Las Vegas para continuar con la formación que lo conduciría a su meta. Allí, Acuña tocó con todo el que era alguien, desde Olivia Newton Jones, Diana Ross y Lou Rawls, hasta Elvis Presley. Era lo mismo excelente baterista que percusionista, lo cual no es ni común ni sencillo y gracias a eso, era contratado más veces para diversos estilos con diferentes artistas.


En el sentido vital, me encantó que me contara que en cada lugar al que llegaba siempre buscaba primero que nada la seguridad de su familia, de modo que tan pronto como podía compraba una casa. Lo encontré un excelente ejemplo.


Por supuesto que fue complicado conciliar la vida familiar con la fama y el éxito, por lo que esto terminó afectando su relación de pareja conduciendo su matrimonio a un final. Pero también allí se detuvo a observar a dónde se dirigía, encontrando en el camino de su redención espiritual la salvación para su alma y al mismo tiempo, su nueva vida. Alex se hizo cristiano y en la iglesia que lo acogió, conoció a quien sería su esposa: la cantante de ópera Diana Young, quien pronto se convertiría en Diana Acuña y le daría dos hijos más. Lo que los acercara en aquel tiempo: su amor por la música y su vida espiritual continúa manteniéndolos unidos el día de hoy, sumados a la hermosa vida familiar que han construido juntos.


Alex Acuña ha sido promotor del crecimiento de las iglesias cristianas en el Perú. Desde los años ochenta se dedicó junto a tres pastores de origen estadounidense a apoyar al cristianismo en su país, ayudando a formar pastores cristianos en la manera de fortalecer su fe, su feligresía y sus iglesias.


Alex no sólo alcanzó su ambición de tocar con Weather Report, de los dieciséis años activos de la banda, fue parte de la formación considerada la más sólida de toda su trayectoria, con la que se grabaron y realizaron las giras de sus mayores éxitos, los álbumes Black Market y Heavy Weather: Joe Zawinul (el líder), Jaco Pastorius, Wayne Shorter, Manolo Badrena y Alex Acuña (por su orden de izquierda a derecha en la foto).


Hoy día Alex Acuña continúa siendo uno de los bateristas y percusionistas más contratados por los estudios de Hollywood, sigue alimentando proyectos personales, graba casi todos los días en el estudio que tiene en su casa, toca con la Orquesta Filarmónica de Los Angeles dirigida por el venezolano Gustavo Dudamel así como en los discos de todo aquel que lo contrate.


Desde Pativilca, Perú, al confín del universo, este hombre de ascendencia indígena y sangre inca, nacido en 1944, que raramente uso zapatos hasta que comenzara su carrera musical a los diez años y se hiciera profesional a los doce, Alejandro Neciosup Acuña, el gran Alex Acuña, es uno de los mejores ejemplos de tesón, aprendizaje, integridad y fe, de esos que llevan a los hombres a realizar imposibles.



P.S.: Alex, también es enormemente generoso. Le dije que siempre había querido tener un cajón peruano y aprender a tocarlo y me envió de regalo la maravilla que ven en la foto: un cajón Edición Especial Acuña Gon Bops. Se ofreció a enseñarme a tocarlo, pero me da tanta vergüenza que vea que parezco un mono tocando cajón, que prefiero aprender al menos un poco antes de exponerme a su juicio. 😊




Por Mariana Azpúrua



Mariana Azpúrua es la productora y conductora de Kollage Magazine, programa sobre música, arte, cultura y espectáculo que se transmite martes y jueves a las 8:00pm en nuestra emisora. Mariana nos ofrece música mundial, lo mismo que entrevistas a personalidades del mundo de la música y la cultura.


Pueden escuchar Kollage Magazine, así como toda la programación y música de Onda Positiva a través de nuestra página web www.onda-positiva.com igual que descargar nuestra aplicación móvil en los siguientes enlaces:


Apple store: https://itunes.apple.com/us/app/onda-positiva/id1511740624?mt=8


Android: https://play.google.com/store/apps/details?id=com.nobexinc.wls_8459882694.rc

114 vistas
 

Onda Positiva

Subscribe Form

7862388179

  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter

©2020 por Alaire, LLC